Miguel Andrés Rosero

Egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la universidad de Nariño Autor de las plaquetas de poesía “Delirium Tremens” Edición Cartonera con La Sociedad perdida, “Viajes interestelares. Alcoholes metafísicos y música” con el colectivo Flor de Guanto, del cual es cofundador y Delirium Tremens reeditado por la Editorial La Silla Renca del departamento del Cauca. Ha publicado en revistas y antologías a nivel nacional e internacional

Bailemos hasta que nos llegue la muerte

Solo soy un niño que ama las canciones tristes y le gusta bailar en medio de las flores

Nunca me han gustado las tareas y odio los trabajos de los adultos

me gustan las pastillas que hacen dormir al abuelo

sobre todo, las violetas, rojas y amarillas

Nunca he sido alguien especial, me gusta coleccionar insectos y hacer listas de canciones cursis en spotify

Tengo amigos que desaparecen cuando mi madre enciende la luz o el gato entra a pedir comida

Me gustaría irme de fiesta en una cajita de cartón que deslizaría feliz por el abismo

Porque no quiero que nadie me salve

Solo quiero bailar contigo toda la noche

hasta que nos llegue la muerte.

Saldremos a cazar insectos

Saldremos a cazar insectos

volaremos como ángeles ebrios en las noches

y desafiaremos las leyes de la muerte

Retaremos delincuentes con escupitajos

y huiremos hacia un callejón sin salida

Mendigaremos versos en las noches

y tal vez un poco de cocaína

Estallaremos nuestras cabezas

con manzanilla barata

Nos arrastraremos en el fango

y corromperemos nuestros labios

con veneno

Sonreiremos a la luna con un licor delictivo

pero hermoso como tu rostro

Compraremos cigarrillos Malboro rojo

y huiremos en la noche

Cantaremos a gritos esa canción que tanto nos encanta

y pensaremos en tu vida

en la mía

en los días tristes

en tu olvido y el mío

Lo único que quiero

es bailar tecno cumbia los días grises

cuando ya me hayas olvidado

o estemos desaparecidos

y si nos sobra algo y aun estemos juntos

 tal vez te compre una salchipapa

Caminamos ebrios y descalzos con la esperanza de morir

Nos dejamos llevar mar adentro en las ruinas de la locura,

caminamos ebrios y descalzos con la esperanza de morir en la noche

pero solo conseguimos besos rotos llenos de nostalgia

 

Pero que importa si es lindo perder el control y salirse de la ruta

tirarse a los coches que pasan con sus luces a medias

y arrastrarse en el piso de tu existencia

ahogarse de a sorbitos y alucinar instantes de felicidad pasajera

bailar rock and roll con tus amigos

metiéndote los pases como Maradona

y anotando severos goles en las mentes de las vecinas

que te ahuyentan con sus orines

 

Que importa si me rompo un hueso

si conseguí un abrazo y un peche

si la noche termina y la luz del sol te despierta los sentidos

y estas sobrio de nuevo

escapando de las deudas

pero que importa eso

anoche no lo sabias

o lo quisiste olvidar

con ella aquella noche

Miguel Andrés Rosero alias el chispas, poeta bohemio y loco de la ciudad de Ipiales, ha participado en varias cosas que no se acuerda, el chapil, las calles de la pequeña ciudad, los amigos, la cerveza y los malsanos poemas lo han llevado a la gestión de varios espacios juveniles. Se le ha visto desnudo en las calles de Pasto con sus versos.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts