ROSAURA MESTIZO MAYORGA

por Alexandra Ruíz

Rosaura Mestizo Mayorga, Poeta, cuentista, abogada, correctora de estilo. Colaboradora y gestora del Festival Internacional de Poesía de Bogotá, colaboradora de las Jornadas Universitarias de Poesía de Bogotá y de la revista de poesía Ulrika. Ha publicado en colectivo La casa del vino, poesía (2005), Semiótica del silencio, poesía (2007); Finalista del I Certamen Internacional Toledano «Casco Histórico» (poesía; Toledo, España, 2012). Finalista III Concurso Nacional de Historias de amor (relato; Timbío -Cauca, 2012). Ríos paralelos- Antología poética- 7 poetas latinoamericanos contemporáneos (2013). Primer puesto en relato Arteusaquillo (Bogotá- 2013). Finalista, Antología Internacional –Asuntos del sur- prosa poética (Buenos Aires, Argentina, (2013); en-RED-ados, Antología poética (Madrid, España, 2014); Lecturas Urgentes de Poesía, Antología II, (2015), Santiago de Cali, Colombia; La Pacee´in fiamme, (poesía e spunti critici sulla pace), Exosphore PoesíArtEventi, Associaciazione Culturale, (Roma, Italia, 2015), Para no Seguir Callando –(cuadernos de poesía), Editorial Caza de Libros, Ibagué, Tolima, 2017, No lo contó la Caoba (poesía), Editorial Grainart, Cali, Valle del Cauca, 2021. Otras antologías poéticas nacionales e internacionales. Publicada en revistas nacionales, internacionales y digitales, En proceso Cinco voces, mil historias. Antología profesoral: pasos y contrapasos; narrativa en preparación. Invitada a lecturas nacionales e internacionales.

***

En la puerta del tunel

A la memoria del poeta Raúl Gómez Jattin

Me llamo luz…

Dime que también lamías tu sed 

en el afrecho de las granadillas 

que volabas cargado de amenazas interiores

dime que no eras un consuelo escaso.

Dímelo y díselo a todos

que eres un ángel y venías 

a curar la carne, -casi obsena-

 en esta fantasía.

.

No fuiste tan -breve y taciturno-

-ni malvado para enamorarme-. No. 

Con tu fragancia de tierra y lluvia

tantas veces me envolviste en tu aire.

.

Podrías permitirte que cada quien 

decidiera en causa propia, 

y así preparabas tu viaje

a la puerta de este túnel, donde  

fuiste el mismo dios y te adoraste.

En la otredad,

pernoctó tu ángel ebrio de amor, 

desafiando a la muerte

¿cómo si ella, no fuese acaso 

el más feliz desconocido viaje?

.

.

.

.(Inédito)

AUDITORIO

El saxofonista, da la espalda a la vitrina

como si nada le importara 

quien habita tras de ella

.

Abre el estuche del instrumento 

deja a la vista de todo transeúnte

 su estómago de hambre, mientras sopla 

cuenta las monedas.

Nadie como el saxofonista

 tiene público a su espalda, 

gente ilustre detenida 

que aplaude con sus hojas el concierto.

 Pasajeros pasan frente a él 

con el afán de cada día

nada ven, nada escuchan del artista.

El saxofonista ignora que la tarde 

estuvo aliada a inmortales

que a su espalda lo escucharon.

(No lo contó la Caoba- 2021)

.

.

.

.

.

(Inédito)

Más allá de la ventana

Cuando escribo, con el vaho tibio de la lluvia

diluyo la mirada, profunda hacia el vacío

al confín a donde llegan a dormir los días

al mismo, al que parten recicladas mis angustias.

.

El tiempo se evapora.
Aquí sigo
con mi alma en la palma de la mano

esperando gotitas líquidas de agua

que la humedezcan.

(Para no seguir callando- cuadernos de poesía- 2017)

.

.

.

.

Amor en Pandemia

“El amor se hace más grande y noble en la calamidad”

Gabriel García Márquez

¿Cuánto del amor

nos resta al final?

.

Invítame a tus labios

Déjame penetrar 

en tus puntos suspensivos…

.

No quedarán mis huellas 

sobre tu piel vencida

no tus besos 

que saben a distancia

no el aire

que nos envolvía en uno.

.

 No alcanzan nuestros oídos

alegoría alguna 

que venga desde el alma.

Solo magnificencia 

de ésta desnudez que nos arrasa

y nos conduce al fuego de los siglos

como tránsito

de tiempos epidémicos

azote del miedo hacia el sepulcro.

.

Sin embargo, nos sabemos

en un viaje marinero entre espuma.

Eso basta, amor mío

para estar en la estela de la vida

y si hemos de sobrevivir

como dos plumas, 

legaremos nuestra historia.

(No lo contó la Caoba- 2021)

.

.

.

.

Canción del pescador triste

A los pescadores de Ituango

Donde levitan las estrellas

la luna se está bañando

el sol extiende

las últimas alas cobrizas. 

.

La noche 

comienza a sentir

el levitar de los dioses,

atarraya y pescador

vienen cantándole al día.

Su malla está tejida

con hilos de la esperanza,

.

 Palea el pescador 

con total fuerza sus brazos

que se abren entre oro y tierra 

y pasa la calma horadando

el amanece de la playa.

.

¡Acaso… los peces duermen!

¿Acaso se mudó la corriente?

¡acaso la han exiliado!

.

El cielo conspira en tormentas

no sabe de levitar

la atarraya surca la arena.

Tristes los dos trascienden

esparcen la voz del silencio. 

.

Eróticos se han fundido

pescador y atarraya

entre el polvo de una danza

sobre la arena caliente.

.

Donde levitan las estrellas

la luna se ha bañando

el sol recoge el rocío

entre sus alas cobrizas.

.

Donde levitan las estrellas

continúan en espera

 pescador y atarraya.

Related Posts

Leave a Comment